Poemas



Poemas de Gente de a Pie.

Ver Mis Estadísticas

 

Riachuelo de Savia

En todos esos árboles frondosos,
corren por sus venas esa savia,
transporta por todos ellos sus alimentos,
desde las raíces a sus bellas copas,
experimentados seres,
que ven con los años el cambiar de la vida,
no sólo de los demás seres vivos,
sino de nosotros los seres humanos,
¡ay! ellos viven doscientos,
trescientos, cuatrocientos,
nosotros los humanos no.
Suertudos todos ellos,
por su longevidad,
pero suertudos los humanos,
por nuestra movilidad,
Savia bendita, sigue dando vida,
corre por el riachuelo de sus venas,
para que nazcan y vivan nuevos árboles,
ya que intencionadamente muchos arden,
en la voracidad de las llamas.

Andrés Rodríguez

El Río

Agua límpida lleva el río,
cristalina y con puro brío,
corren sus aguas claras,
reflejan tu imagen,
preciosa y clara,
fulgurante cara maquillada,
tus ojos marrones y tu pelo camomila,
rubio como los haces de luz del sol,
brillan tus ojos como la madera de caoba,
báñate en el río, desnuda figura,
deja que los haces de luz bañen tu piel,
a la orilla de ese río, tumbada al sol,
ponte morena, amada mía,
mira tu figura en ese correr de agua clara,
pedregosa imagen, ese río te muestra,
anonadada quedas, ante tal lucidez,
piel morena, refleja, la verdad del correr del agua,
túmbate querida mujer, a su orilla,
desnuda, encima de su verde césped,
deja correr tu imaginación,
rubia preciosa,
al lado de ese hombre,
que un día te conoció,
en el más insólito lugar de los lugares.

Andrés Rodríguez

La Locura Amorosa

Precioso sentimiento,
llega hasta el tuétano,
es algo que te deja huérfano,
el espíritu, hasta volverte loco,
afecta más a hombres que a mujeres,
la locura amorosa es como una enfermedad mental,
es inmortal, viciosa y brutal,
destrozadora de mentes,
afloradora de vicios sexuales y mentales,
no para nunca, hasta conseguir los ansiados deseos sexuales,
no distingue entre parejas hetero u gay,
como tampoco se mitiga hasta aplacar esos deseos.
Muchas veces se llegan a las manos,
tiros, puñaladas, violencia de género,
solo hay una salida a todo esto,
lo ya dicho anteriormente,
pero dicho con otras palabras,
conseguir a tu media naranjita,
y consumar estos deseos por ejemplo en la playita,
en una nochecita con el cielo lleno de estrellitas.

Andrés Rodríguez

Mi Tesoro

Buscando entre las sombras del anochecer,
entre garito y garito,
bebiendo copa tras copa,
escudriñando intenté,
sin éxito todas las noches,
encontrar ese tesoro,
una hembra tenebrosa,
con mirada grotesca,
lasciva y tenebrosa,
era yo ya un hombre,
estudiante y currante,
ambas cosas a la vez,
fumador empedernido,
bebedor hasta morir,
resacoso en el currele,
pero con una planta de hombría,
que de ningún trabajo me despedían,
más de diez trabajos,
este hombre se los curró,
mas sus aficiones no dejaba,
piano, guitarra,
ambos conoce,
en ninguno es profesional,
pero a la vista asoma,
que idea tiene,
mas de 1.85 mide,
e inglés parlotea,
pasáronse los años,
la locura se apoderó de él,
vió cambiar a las futuras generaciones,
en la que muy a su pesar no encontró,
ningún tesoro en ellas,
ni motivaciones,
hasta que en las últimas navidades,
encontró a su tesoro,
esa mujer que me cautivó de por vida.
Feliz es este hombretón,
con ese mujerón.

Andrés Rodríguez

La Toalla

Tú, mujer, que me lanzas la toalla,
cuando en una noche estrellada,
en un hotel de cinco estrellas,
dices, esto es un sueño cumplido,
enamorada estás de tu hombre,
que, vibrar te hace todas las noches,
algunas en lugares especiales,
mujer, ese hombre te hace elucubrar,
sueños sinceros, íntimos y reales,
consumados son, porque vuestros amores son especiales,
la locura pasional, aflora en vosotros,
se nota en vuestros ojos ese brillante fulgor,
de noches íntimas en mutua compañía,
dejando volar vuestros jadeos,
durante horas y, cansados,
os metéis en el sobre,
ponéis el sello, y,
a dormir.

Andrés Rodríguez

LA BALA A TU CORAZÓN

Cariño, según te ví aquel día,
quedé prendado de tí,
tomé un café junto a tí,
me dije,
esta mujer vale para mí,
su personalidad es daditativa,
ayuda, sin pedir nada,
eres como una bala que atravesó mi corazón,
quedando dentro de él mismo, la metralla.
haciendome morir de amor por tí.

Andrés Rodríguez

EL FIN DEL VERANO

Días Soleados, alegres con mucho fulgor,
dan paso al otoño quitando esplendor,
a ese astro brillante, que llamamos lorenzo,
sustituído es, por vientos fríos o incluso gélidos,
que sacuden nuestros rostros y el de nuestras manos,
sin ningún miramiento ni compasión.

Andrés Rodríguez

EL FLECHAZO

Del amor no se libra nadie,
es un sentimiento que vislumbra,
los titubeos de cualquier ser humano, cuando se presenta.
Hay flechazos que cuando se intenta,
conseguir a tu otra media naranja,
y no se es correspondid@ te derrumba,
pero si sucede contrariamente,
automaticamente se vislumbra,
un brillo en los ojos de ambas partes,
que denota esa calma del alma.

Andrés Rodríguez

LAS FLORES

Dícese de ellas que están en todos lados,
blancas, rojas, amarillas, etc.
mostrando todos sus encantos,
meciéndose al ritmo de los vientos,
atrayendo con sus dulces olores,
a unos visitantes de también colores,
muy vistosos y hermosos,
regalándoles sus deliciosos néctares,
para poder polinizar a otras flores.

Andrés Rodríguez

Navajita Plateá

Brillante y límpida,
eres tú, navajita plateá,
afloras en el bosque,
pelando la fruta de postre,
reflejo de mis amores,
muestras mi cara,
reflejada en tí,
miróme en tí navajita,
y pienso,
atraviesa, navajita de mi alma,
mi cuerpo,
llegando a mis entrañas,
haciendo eterno mi amor por tí,
al dejarme morir, en tu reflejo.
emanando de mi cuerpo,
borbotones de sangre,
rojo amapola, perdiendo la vida en sí,
trasladándome al pijama de madera.

Andrés Rodríguez

Emperatriz

¡Oh! preciosa reina,
brutalmente deseada,
eres como Cleopatra,
morena,
mundialmente conocida,
por como iba peinada,
esa eres tú,
musa, reina, una Diosa,
cuantos exclavos,
sexuales dispuestos,
a perderse en tu senos,
en tu mirada,
entre tus brazos,
la locura les posee,
y tu les castigas,
mujer dominante,
destrozando sus miradas enamoradas,
con una mirada tuya fulminante.

Andrés Rodríguez

El Apocalipsis

Numerosas cosas suceden,
en este mundo que repelen,
hasta a la persona menos susceptible,
secreto indescifrable,
de, por qué estos hechos ocurren,
yaveh ha dejado volar,
la locura de su primera creación,
lucifer, más conocido como satanás,
apocalipsis y destrucción,
diezmos de seres humanos,
destrucción de sus hogares,
guerras sanguinarias,
muerte sin ton ni son,
locura tras locura,
ocurren día a día,
pudriendo nuestras venas y arterias,
de gases y humos nocivos,
¿es posible una lucha?
evitar la confrontación con Dios,
hasta el día del perdón eterno,
y la resurrección de todos los muertos,
de la manera que sea.

Andrés Rodríguez

En el Coche

Multitud de parejas,
exhalan sus jadeos,
mientras hacen sus menesteres,
sexo desenfrenado,
en un habitáculo barato,
portátil y con un mínimo de lujo,
algunos consuman el acto,
liberando su hombría,
en el cuerpo de su mujería,
¿Protecciones?
¿Para qué?
Un amor verdadero, nunca es infiel,
al revés, mata por su media naranja,
se exprimen mutuamente en sus menesteres,
hasta quedar en ese habitáculo, relajados,
Muchas parejas,
dicen verdades,
se adaptan a las realidades,
de este mundano mundo,
en el que el vicio reina,
y es el negocio más antiguo del mundo.

Andrés Rodríguez

El Busto de Una Mujer

Mujeres,
muchas de vosotras,
por la gracia de Dios,
os ha dado un pecho atroz,
unas medidas alucinantes,
afortunadas todas ellas,
que los ojos de los chicos,
miran de frente,
imposible es evitar las miradas,
hacia bustos que imponen,
por si mismos,
y que hacen tener algunos,
la mirada sucia,
y llena de deseos aberrantes,
malsonantes, y pervertidos,
Sin embargo, hay mujeres dulces como la miel,
no son creídas y dan la oportunidad,
a que algún hombre sea feliz como una perdíz,
disfrutando a su lado de una bonita vista.

Andrés Rodríguez

                                       Los sentimientos

Dulces y pasionales,
amargos y destruyentes,
cambian como el día,
sonríen si la vida te da la vida,
y entristecen si la vida te quita la vida,
dulces y pasionales son,
en nuestra imaginación,
dejándose volar,
cuando la positividad es un millón,
de estados de ánimo y humor,
amargos y destruyentes,
destrozan a quienes,
no tienen estabilidad moral,
por vivencias vividas,
normalmente malas,
aunque algunas muy tétricas y trágicas.

Andrés Rodríguez

                                                 Tú y Yo

Espero el brillo de tu mirada,
como agua destilada,
tus ojos clavados en mi ser,
mirada lasciva y rompedora,
penetrante, sugerente y con menester,
hace añicos mis ojos,
al intentar mantener y,
sustentar mi mirada en la tuya,
mujer caída de los cielos,
como un ángel caída,
destino a este hombre,
préstame tus alas,
encantador ser,
de otra naturaleza endiosada,
que tienes mi alma enamorada,
suspiros de brezo,
apóyate en mi brazo,
y bésame tú,
endiosada angelita,
en las comisuras de mis labios,
hasta perdernos en la lujuria,
del deseo irrefrenable,
del amor pasional, sincero y libre.

Andrés Rodríguez

                                             La Flecha del amor

Flecha, ven a mí,
atraviesa mi corazón,
con tu dulce dolor,
esa flecha eres tú mi amor,
dolor, placer, agonía a veces,
siéntome hastiado,
de mis propios pensamientos,
unas veces positivos y otros negativos,
dulce flecha del amor,
enamorado estoy de tí,
tienes mi corazón en vilo,
debatiéndose entre vivir o morir,
dejar de bombear sangre o seguir,
flecha del amor,
rematas mi corazón hacia lo positivo,
feliz sentimiento aflora,
en los eritrocitos de mi sangre,
coloreando de rojo intenso,
esa sangre que sólo con mirarte alteras,
y con tu mirada esperas.

Andrés Rodríguez

                                                 La Esencia de la vida

Eres gente siempre consecuente,
te define tu sinceridad,
y en tí veo más claridad.
Te añoro cuando duermo sin tí,
te quiero desde mi sentir.
Cuando rio, cuando lloro, cuando sueño,
sin pedir nada de lo que no pueda conseguir.
Juntos hemos construído una nueva pareja,
que me da más destreza,
de alcanzar la verdadera esencia.
Sinceridad de detalles,
que celebramos en nuestras intimidades.
Ritmo de corazones,
que encuentran más razones.
La esencia de la vida,
es la plenitud del amor,
y tu eres un primor.
El río sigue su cauce,
y tu me dejas en trance.
Transida de amor,
que todo me parece esplendor.
Cuando tocas una nueva melodía,
estoy ante tí rendía,
y me haces ser más pletórica,
exultante, rebosante, constante,
que me siento más eufórica.

Raquel Carazo

                                                   Libertad

Recuerdo de momentos esperados,
nunca habían sido tan deseados.
Abrazos, besos que son intensos,
se ponen de manifiesto.
Y tú eres mi tesoro,
y yo te lo demuestro.
Pienso en tí, y mi corazón late con frenesí.
Vivencias vividas a tu lado,
me siento gorrión liberado,
abrí mis alas cuando te conocí,
y entonces empecé otra vez a vivir.

Raquel Carazo y Andrés Rodríguez

Desde AndresElPianista.com les ofrecemos este servicio nuevo de chat para que si te gusta el mundo de la poesía, puedas aportar tus poesías o incluso solicitar en DIRECTO mediante el CHAT, INCLUIR TU POESÍA en este apartado FIRMADA CON TU NOMBRE Y PRIMER APELLIDO.

Un SALUDO!

Andrés Rodríguez